Un año trabajando por la prevención de la violencia basada en género y el fortalecimiento de la autonomía de las mujeres excombatientes en Colombia

21 sep. 2020

La innovación, el trabajo en masculinidades, el enfoque comunitario y la sostenibilidad ambiental han caracterizado a este proyecto entre la Embajada de Suecia y la OIM que busca contribuir a la reincorporación integral de las mujeres y fortalecer el enfoque de género en la implementación del Acuerdo de Paz.

Septiembre de 2020 marca un año desde la firma del convenio de cooperación entre la Embajada de Suecia en Colombia y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que dio inicio a la “Implementación de planes de prevención de violencia basada en género y promoción de la autonomía de mujeres en proceso de reincorporación a la vida civil (Fase II)”. En esta fase el enfoque está dirigido a la creación, fortalecimiento e implementación de planes de prevención de violencia basada de género en cinco Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) y tres Nuevos Puntos de Reagrupamiento (NPR) priorizados en Antioquia, Caquetá, Cauca, Cesar, Meta, Norte de Santander, Putumayo y Risaralda.

El proyecto tiene como objetivo contribuir a la reincorporación integral de las mujeres excombatientes en tránsito a la vida civil y fortalecer el enfoque de género en la implementación del Acuerdo de Paz. La innovación, el trabajo en masculinidades, el enfoque comunitario y la sostenibilidad ambiental han caracterizado la implementación del convenio de cooperación en este primer año.

Incluso en medio de los desafíos generados por la pandemia de la Covid-19, las facilitadoras, promotoras y promotores en las regiones han demostrado su compromiso con la construcción de paz. También han utilizado su creatividad para encontrar nuevos caminos para la prevención de la violencia basada en género y la promoción de la autonomía de las mujeres excombatientes, desarrollando programas de radio, torneos de fútbol, horas culturales, campañas en redes sociales, cine foros, foros virtuales, concursos y muchas otras iniciativas.

“Suecia es un socio para la paz y el desarrollo sostenible. Las actividades desarrolladas en el territorio a través de diferentes estrategias para la prevención de la violencia de género han mostrado ya un impacto en las mujeres, hombres y comunidades beneficiarias del proyecto. Esta es una apuesta necesaria para contribuir a la implementación del Acuerdo de Paz, incluyendo a la sociedad en los esfuerzos hacia una paz sostenible y duradera”, manifestó Göran Paulsson, Jefe de Cooperación de la Embajada de Suecia.

Principales resultados: 

Talleres sobre nuevas masculinidades con el aliado Promundo-US:

Partiendo del diagnóstico sobre la concepción de masculinidad, roles de género dentro del hogar, cuidado y violencia dentro de los territorios focalizados. Participaron 8 equipos locales de promotoras(es) y facilitadoras de Antioquia, Caquetá, Cauca, Cesar, Norte de Santander, Putumayo y Risaralda, en talleres de sensibilización sobre estos temas. 

Puede leer:  La violencia invisible contra mujeres, niños y niñas: ¿Cómo ayudar?

El enfoque comunitario

La vinculación de la comunidad, familiares de excombatientes, personas que han llegado a vivir en los territorios y habitantes de zonas aledañas, ha permitido desarrollar estrategias respetuosas de sus propios saberes, conocimientos y necesidades, que contribuyen, a través de una mirada más amplia, a la prevención y respuesta de los problemas sociales que los aquejan. Durante el primer periodo de implementación, al menos un 45% de las personas participantes fueron de la comunidad, seguido por un 37% de excombatientes. 

La sostenibilidad ambiental

La vinculación de las mujeres en estrategias de cuidado del medio ambiente y de gestión del riesgo fortalece sus capacidades de liderazgo, sus conocimientos sobre los derechos humanos y sobre el territorio que habitan. Se realizó una evaluación ambiental que permitió, entre otras, generar pautas y recomendaciones para fortalecer el enfoque de sostenibilidad ambiental en las distintas etapas del proyecto.

Digitalización en los territorios en medio de la pandemia

Cuidarnos en medio de la pandemia generada por la Covid-19 implicó la transformación de procesos y estrategias que antes se llevaban a cabo de forma presencial. A pesar de las dificultades de acceso a internet se logró la virtualización de 16 formaciones y conversatorios para brindar las herramientas que le permite a los protagonistas en los territorios seguir construyendo estrategias creativas e innovadoras de prevención de VBG desde su territorio. Se realizaron 4 talleres generales de voz y locución y 4 sesiones de acompañamiento a cada territorio, en los cuales participaron un promedio de 25 personas para fortalecer sus habilidades de expresión oral y, con eso, sus iniciativas de programas de radio, cápsulas sonoras o podcast educativos e informativos.

Una de las acciones más emblemáticas en medio de la pandemia han sido los foros virtuales. Un espacio gestionado desde los territorios para socializar las herramientas y rutas existentes para la prevención y la atención de violencias basada en género en las comunidades. Desde marzo a agosto se realizaron 4 foros regionales que permitieron articular esfuerzos con entidades locales clave en la prevención de la VBG. 

Lea también: Voces desde el territorio: las historias que deja el primer año de implementación del proyecto de prevención de violencias basadas en género

 

Última actualización 21 sep. 2020, 13.31